Sucesores (2): The Social Team

Tengo esto un poco abandonado (aunque le sigo recordando por tumblr) y como me acabáis de comentar en la entrada previa de sucesores y además por aquellos otros lugares me dijeron que también lo veían como yo lo veo, vamos con el segundo. Al principio pensé sólo en Andrew Garfield pero lo cierto es que es el reparto casi al completo de los niños sociales los que me “suman un River” entre ellos.

River TSN team

Seguir leyendo

Publicado en sucesores | Etiquetado , , , , , , , , , | 6 comentarios

Cansancio

Querido River:

Estoy muy cansada de luchar conmigo misma.

Y como dirían Irving y Reznor, las ventanas y el mar llaman TAN FUERTE.

Publicado en cartas a river, general | Etiquetado | 2 comentarios

Te echo de menos. Y me echo de menos.

Querido River:

19 añitos ya. Hay que ver. Se han pasado a toda hostia. El tiempo empieza a correr demasiado deprisa cuando te haces adulto. La razón me dice que debería ser al revés, volar más cuando eres más feliz, pero al final parece que lo hace más deprisa cuando “vives menos”. Se te escapan los años.

Rio ROE(fotillo escaneada del ROE press kit)

Te sigo echando de menos. Ya lo sabes. Tengo un millón de razones. Una de ellas es que cada vez que te miro me acuerdo de la persona que yo era, de lo que muchos éramos aquellos días. Y me echo de menos. Macho: el que más y el que menos nos hemos vuelto un poco grises, como la gente de Momo. Eso es lo único positivo que puedo verle a que te fueras tan pronto. No el que seas eternamente joven o eternamente guapo, como dicen tantos. No. Es lo de que nunca te vas a volver jodidamente gris.

Un besito.

Publicado en cartas a river | Etiquetado , , , | 9 comentarios

Resucita bien, querido mío

Hoy era la premiere de “Dark blood” en Holanda. Ya habrán terminado de verla. Ay, qué ganitas 🙂

River

¡Dale, querido, arde como tú sabes!

Publicado en general | Etiquetado , , | 2 comentarios

¡Felices 42, querido!

No es que se me haya olvidado tu día, jajaja, es que lo he estado viviendo al minuto en tumblr porque desde que las zonas de Asia/Australia entraron en el 23 de agosto, empezó el boom. Impresionante. Ha sido como lo de ver llegar el Año Nuevo ahí, pues lo mismo, el fandom ha reventado, que lo sepas 🙂


(una chorradina que le hice para celebrarlo)

Nada más que eso, chavalín, que voy a tenerte que dejar de llamar “mi niño” porque ya eres un cuarentón. Y que eh, 42, la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás xD

Publicado en general, rio | Etiquetado , | Deja un comentario

Los fans de River: esa especie aparte xD

Hoy, una entrada dedicada a nosotros, los “flans”. Me fascinan, en serio. El fandom de River es bastante distinto a cualquier otro en el que me pueda mover, en más de un sentido, a veces para bien, a veces para mal.

Dentro de los fans (más ellas que ellos, pero muchos ellos también) me he encontrado con alguna de la gente más interesante que he conocido a través de internet (es muy probable que si estáis leyendo esto os contéis entre ellos, porque no todos tienen esta dirección, jeje). Pero también algunos de los más extremistas y/o tolais. Así os lo digo.

Y no me estoy refiriendo a chavalitas de 12 años (de hecho he conocido de 12 y 14 más maduras que muchas de 30 o 40), me refiero a que… a ver, un ejemplo (sin dar nombres) de uno de los últimos “fichajes” en cierto sitio de internet. Además de entrar medio montando un pollo por una cosa (no relacionada conmigo) que me parece muy boba, la tía… bueno, dice que cómo podemos comparar a River con otras personas, y que él era como Dios o un ángel encarnado, sin defectos, y esas cosas. Y yo, lo siento, pero hasta como persona no creyente, esto me parece irreverente (más que cualquier cosilla picarona que pueda soltar yo).

River, todo angelical él

River fue una gran persona, una muy MUY buena persona, un increíble artista y para mí el mejor actor que ha existido nunca. Pero River no es Dios (exista Él o no). River no fue Jesucristo. Sé que yo muchas veces también me expreso en términos “religiosos” pero es como un recurso literario para expresar lo mucho que el chico me inspira. Y que tiene más de un parecido razonable con el bueno de Chus (sobre todo en lo rebelde y lo social). Pero sé que no es Dios. O al menos no en el sentido que le están dando (sí en el sentido de que todos llevamos un ángel o un dios creador dentro, pero no en el sentido de figura sin imperfecciones).

Cada vez que veo a una de estas personas me dan ganas de gritarle “¡Pero por favor, recuerda cómo murió el chico, que no falleció haciendo ganchillo!”. Yo le quiero con sus defectos. Es más, le quiero incluso más por esas debilidades que tenía… como todos, como cualquier ser humano. Pero coño, soy consciente de ello.

Creo que veces se le endiosa de una manera que no es correcta. Se le hizo estando vivo, desde muchos sectores, y esa presión no le ayudó. Y se le hace más todavía ahora estando muerto. River fue un gran hombre, pero por favor… ¡¡¡que no saquen las cosas de quicio!!! xD

Publicado en general | Etiquetado , , | Deja un comentario

River y T’Pol

Esto es de una de esas entradas que hago a veces por el tumblr de “si él fuera un…” (un cuadro, un vino, un sabor… por ejemplo). Soy bastante trekkie (la nueva generación, la antigua, las pelis y Enterprise) y era inevitable hacer un “si fuera una especie de Star Trek”. Lo de vulcaniano me salió de inmediato, pero no un vulcaniano cualquiera, no el famoso señor Spock… él sería T’Pol.

River T'Pol

Tienen muchas cosas en común: el “triple matching” (una belleza extraordinaria pero serena, una mente brillante, y un gran corazón), la pose felina, la lógica pero también espiritualidad, pasión por la vida (ella la reprime más, pero cómo explota cuando lo hace), el veganismo, ser condenadamente sexy y… sí, también las adicciones. T’Pol es mi adicta favorita televisiva, por encima del doctor House.

Me preguntan mucho (por allí, por el tumblr) que cómo siendo River tan listo y tan despierto cayó en estas mierdas, y yo siempre contesto que además de por miles de razones (personales y profesionales) justo por eso. La gente que no es lista y/o despierta también puede caer en ellas, por supuesto, nadie está libre… pero la gente que siente todo más, que es más curiosa, y que no se conforma con hablar de hipotecas, críos, tías buenas o fútbol, tiene más tendencia a tocar fondo, con lo que sea: por buscar una anestesia, por probar cosas nuevas, y porque justamente los listos piensan que un enganche peligroso no les puede acabar pasando a ellos. Hay gente que con la televisión como droga tiene más que suficiente. Otros… no.

A T’Pol también la pasó eso: inteligente y lógica como la que más de esa nave, y muy sana (meditación, comida… todo), la que menos pensaríamos a priori para estas situaciones. Pero se metió la gran hostia. Estuvo expuesta (por accidente y heroicidad) a algo que casi la mata. Y después, en solitario, descubrió que ese algo (el famoso Trellium-D), en pequeñas dosis, le hacía sentir mejor: le hacía más social, le hacía ver sus problemas como cosas más pequeñas… le ayudaba, en definitiva, aunque a largo plazo la matara.

Ver la Gran Caída de T’Pol me parte el corazón: cuando se da cuenta de que no lo controla, cuando realmente se ha vuelto una adicta capaz de hacer cosas por el Trellium que en condiciones normales nunca haría, cuando se confiesa con ese doctor que es también el mejor psicólogo del universo, y que la ayuda en lo que puede. Y sale de ello. Pero incluso en esa conversación que tiene con su yo anciana, ésta le dice que va a ser una adicta toda su vida, que va a tener que luchar contra eso siempre: ha abierto la caja de los truenos y siempre va a recordarla. Y de nuevo, se me partió el corazón. Porque yo he estado muchas veces ahí, con muchas cosas. Y porque muchos lo estamos. Porque T’Pol es un personaje que resume el auge y caída de todos los adictos del mundo, pero sobre todo la eterna lucha interna, ah.

Nota alegre al final de la entrada, para dejar un mejor sabor de boca: me hubiera encantado que River y Jolene (la actriz) se hubieran conocido, Wil Wheaton o James Cromwell podrían haberles presentado (Phoenix trabajó con muchos de la franquicia). Ella también tiene muchas cosas en común con mi niño: es más que una cara bonita (aunque rediox, es preciosa), es muy lista y bastante buena actriz… pero le cuesta que le den papeles decentes en el cine (siempre la ponen de pibón explosivo, y aunque mole, es una pena porque puede hacer de todo). Y también es vegana. Si no se hubieran hecho novios, seguro que al menos habrían sido grandes amigos 🙂

Publicado en si river fuera... | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Yo no vivo, yo ardo

Cita del día que me ha recordado a él… y a lo que yo era cuando estaba más viva (lo cual espero volver a estar). No sé todavía el autor, en algunos sitios le dicen anónimo, si alguien sabe que me diga.


(desde garzablack)

Y como me ha llegado al kernel, tres edits que me he marcado porque me apetecía:

Seguir leyendo

Publicado en general | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Me encanta el olor del tabaco

Otra entrada insomne, y otra de “me encannnta”, con muchas enes (otra vez a lo “la Ana de Ana y Otto”), de las cuales acabaré escribiendo muchas porque las cosas que me gustan, me gustan mucho. Ésta está relacionada con este fetiche que les confesé, claro.

(GIF a mano de “Cuenta conmigo”*)

Muchas veces digo que no, que es sólo lo visual, pero eso es porque a veces soy un poco mentirosuela. Pero servidora es como Tony Montana: en el fondo digo la verdad hasta cuando miento.

Hay partes de ello que no me gustan, por ejemplo que se pegue a la ropa, o a las cortinas… esos rollos. Pero porque eso es diferente. Nunca agradeceré lo suficiente la ley antitabaco en los bares (lo siento por aquellos a los que les joda) porque era un infierno cuando te levantabas, a la mañana siguiente de salir por ahí, y no soportabas ni tu pelo ni tu almohada, y tenías que llevar la ropa a la lavadora cogida por una puntita, alejándola de la nariz. Pero es que ése es otro tipo de olor a tabaco.

A mí el que me encanta es el de la primera impresión. Zas. Cuando te llega de alguien de cerca pero no de una exposición continua. Ahí soy mejor que un detector de incendios y eso que soy medio anósmica. Me giro en cerocoma, como un depredador. O en una persona. Pero en él, no en su ropa, porque eso… de nuevo es diferente. Sé que hay muchos a los que esto les desagrada. Yo soy así, rarita. O en espacios abiertos, en el campo, por ejemplo, no en cubículos. Es que son cosas totalmente distintas.

Como siempre, supongo que me vendrá de rollos de la infancia… recuerdos y eso. Como la primera colonia, que la mía no fue Chispas, ni tampoco Don Algodón (que ésa era de pijas xD). O como otras colonias en otra gente… asociación de ideas. O el pan recién hecho. O la lluvia. O el té Lapsang Souchong, que huele tanto a madera que parece que la estás bebiendo. O el champú Garnier de vainilla que ya sólo lo venden en Alemania, maldita sea. O los guisos de mi señora madre.

También me viene de que soy muy sensorial en general, incluso en esto a pesar de lo que les digo de que no tengo la mejor nariz del mundo. Todo lo tengo que mirar, oler, agitar a ver si suena, tocar, saborear… no me sean malpensados: soy como los gatitos. Tengo que meter la lengua, la zarpa, y las narices en todo. Al menos una vez. Soy muy curiosa. Y luego, como todo lo que me gusta, pues busco repetirlo eternamente.

Hay veces en las que se me cortocircuita un poco el cerebro, por ejemplo con comidas que saben bien pero huelen fatal, o cosas que parecen bonitas pero luego no saben a nada. Con esto del tabaco me sucede también por el hecho de saber de sobra que es algo malo, y por lo tanto aunque me guste verlo/olerlo en gente que aprecio, me apeno por las posibles consecuencias. Pero la sensación inicial no puedo evitarla.

¿Olores que les encanten, blogueros cercanos míos o visitantes curiosos?

* Ésta va a ser otra de las razones por las que iré al infierno, por postear críos fumando aquí o en otros lares de internet xD

Publicado en personal | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Me encantan las cicatrices

Post mañanero antes de irme a “comer de madre” (que siempre cocina mejor que yo). Inspirado por la misma entrada del señor Cruzavías que, aunque ahora ya sé que no se me pone pelusón, pues bueno, está resultando inspirador. Y como siempre, acompañado de un momento de mi chiquín del celuloide, post auto-arrearse con un látigo cuando todavía no los controlaba bien (qué hermoso está cuando sufre y sangra).

Me encannntan las cicatrices. Así, con muchas enes. Como lo diría un personaje de las películas de Julio Medem. Las físicas y las del alma.

River Indy latigazo

(captura a mano de Indy3)

No es ningún rollo fetichista erótico-festivo, nada en la línea Cronenberg/Ballard. Está más relacionado con la ternura que con el sexo (no siempre van unidos). Y con mi eterna fascinación por los animales heridos: en la vida real y la de ficción.

En el celuloide y lo musical ya saben que tengo a mi Rio y a mi Reznor: dos animalitos con el alma llena de cicatrices, a los que adoptaría sin dudar y siempre tendrían un platito de leche fresca en mi casa. Desgraciadamente el uno ya no está entre nosotros y el otro está felizmente casado, pero bueno la intención es lo que cuenta.

En la vida real está ése que quise como nunca quise a nadie: una vez, sólo una, se me quebró encima, del todo, se me rompió en pedazos… y pude atisbar a ver un poco las cicatrices que tenía debajo de todas esas capas del chico-cebolla que él era, pude ver al hombre, o al niño, y no al “actor”. Fue doloroso pero también hermoso.

También tuve un “crush” con un cojito. Esto no llegó a ninguna parte porque ni siquiera empezó, aunque como todo en mi vida fue una cosa extraña: en su lectura del PFC su familia me dijo aquello de “¡Así que tú eres X!”, y yo me quedé un poco flipada porque a cuenta de qué este santo varón (con novia) le había andado hablando a su familia de mí. Pero bueno, mi vida es así. Como una de Medem solo que al final la dirige Almodóvar y todo queda más cutre y menos poético. “Mis” chicos les hablan de mí a sus familias, incluso cuando no son “míos”.

No me di cuenta de su cojera hasta bastante tarde. Supongo que es porque a veces veo cosas que no ve nadie y otras se me pasan las más evidentes. No es un rollo de no fijarme en el físico (venga hombre por diox, todos lo hacemos… aunque cada cual tengamos patrones físicos diferentes) pero sí que puede estar relacionado con el hecho de que me flipo más con los cerebros que con los cuerpos. Un día, de repente, le vi cojear. Le pregunté que qué le había pasado, si se había hecho daño el fin de semana o algo. El chico tenía esa cojera desde hacía mil años, tras una operación de no sé qué. Se echó a reir. Supongo que se lo pregunté tan natural y TAN tarde que no le quedaba otra que sonreir un poco. Y ahí me encariñé todavía más de él. Nunca le quise, no como al otro, pero le tenía mucho cariño… ay, mi cojito. Era una buena persona así que lo nuestro nunca hubiera podido salir bien, pero era adorable. A mis ojos esa cojera le hacía más hermoso. Le hacía especial. Lo que para otros puede ser una debilidad o una tara, a mí me fascina y me da ternurina: las cicatrices y sus consecuencias son heridas de guerra, contra otros o contra uno mismo. No me déis maniquís perfectos con cuerpos inmaculados, son aburridos hasta el infinito, dadme supervivientes, dadme gente que me pueda contar cómo se hizo las cicatrices que tienen en su carne, y las historias que hay tras los restos de metralla en sus corazones. O, al menos, que tengan lunares, pecas y arañazos 🙂

Secretary cicatrices

(imágenes vía paritywife)

Otra de las películas que adoro (de las top entre mis tops, ah, viva el cine) es “Secretary”. Casi al final hay una escena preciosa donde él la desnuda, acaricia y besa, y ella dice (con voz en off ) que le cuenta la historia que hay detrás de cada una de sus cicatrices. Cicatrices físicas nacidas de las del alma. Él se empezó a fijar en ella cuando descubrió esas cicatrices, mal escondidas bajo unas tiritas y una falda que intentaba taparlas. Y al final se las besa, como una madre intentando curar esas heridas. Todas. Siempre me emociono con esta película y esa escena en especial. Hay gente que dice que la peli es rara… o “demasiado” (demasiado lo que sea… sólo suelen decir eso, “demasiado”). A mí me parece una de las historias de amor más bellas que se han visto en una pantalla. Son dos seres imperfectos que son perfectos el uno para el otro. Y yo soy al mismo tiempo Lee y Mr. Grey, el animal dañado y aquella a la que le fascinan las heridas ajenas.

Publicado en personal | Etiquetado , , , | Deja un comentario